Pastel suave de caqui con frutos secos exóticos y miel de acacia.

Pastel suave de caqui, servido caliente, recién horneado con esencia de frutas secas exóticas  y miel de acacia, ideal para acompañar infusión  té verde y té rojo. Un dulce para disfrutar en la merienda o después de una comida, en otoño, simple y fácil de preparar.

Preparación aprox. 8 pastel
Dificultad preparación: baja
Coste por porción: bajo
Tiempo de preparación: 10 min.
Tiempo de cocción: unos 15 minutos.

Ingredientes:

 

3 huevos (temperatura ambiente)
3 yemas de huevo
200 g de pulpa de caqui (alrededor de 3 caqui)
120 g de mantequilla
100 g de azúcar
70 g de harina de 0'0
miel de acacia
frutos secos exóticos (papaya, piña, mango, karkade)

Procedimiento:

 

 

En primer lugar, pelamos los caquis y quitamos los huesos, obteniendo solamente la pulpa. Con la ayuda de un tenedor o un molino vegetal, trituramos la pulpa, para hacerla más fluida. A continuación, en una olla pequeña derritamos la mantequilla a fuego lento. Cuando la mantequilla se derrita, incorporamos la pulpa de caqui, mezclamos suavemente con una cuchara y dejamos reposar. Mientras tanto, cogemos un recipiente o un contenedor, incorporamos los huevos y las yemas con el azúcar y comenzamos a agitar vigorosamente con un batidor o una licuadora, obteniendo una mezcla homogénea. A continuación, añadimos la harina con un tamiz y continuamos a agitar, uniendo bien todos los ingredientes. En este punto, vertemos la mantequilla con la pulpa de caqui y siempre con una batidora, mezclamos bien durante unos minutos. Despues, vertemos la mezcla en pequeños recipientes de aluminio desechable, previamente untados con mantequillas y luego harina. Ponemos los moldes de aluminio en una bandeja de horno y horneamos durante unos 15 minutos a 180º. Cuando termina el tiempo de cocción, con un pequeño vaso de chupito, con la base, aplastamos ligeramente en el centro de la superficie de los pasteles, obteniendo un pequeño agujero. En el interior, agregamos pequeñas notas de frutos secos exóticos (disponible en herboristeria) y cubrimos con miel de acacia. Espolvoreamos con azúcar en polvo y acompañamos con una infusión de té verde o té rojo.